Kuchen de migas: Ideal y muy fácil de trabajar con sus manos.

kuchen de migas
Kuchen de migas casero

Kuchen de Migas

Al preparar este delicioso kuchen de migas estará demostrando el cariño que siente hacia los comensales.

Prepare esta fácil receta ya que con poco trabajo de sus dedos, logrará una suave y delicada masa, que es lo fundamental del kuchen.

Ideal para agasajar a su familia especialmente los más pequeños que de seguro lo terminan rápidamente.

A la vez, esta original receta requiere muy poco tiempo de elaboración.

Ingredientes para la masa del Kuchen de migas.

50 gramos de manteca vegetal, o aceite normal, si prefiere.

1 huevo.

¼ de taza de azúcar o el equivalente en endulzante.

Una  cucharadita de jugo de limón.

1 ¼ taza de harina sin polvos de hornear.

1 cucharada de leche.

Cómo hacer la masa del Kuchen de Migas

Para comenzar, elija un bol adecuado y vierta la harina con polvos de hornear e incorpore el huevo, el azúcar o su equivalente en endulzante.

Con sus manos, mezcle muy bien, sin amasar, y agregue la leche, la manteca y el jugo de limón.

En consecuencia, obtendrá una delicada masa blanda especial para este kuchen. Reserve.

Ahora solo falta el relleno, para el cual se requiere lo siguiente:

3 cucharadas de mantequilla o margarina.

2 cucharadas de azúcar granulada o el equivalente en endulzante.

250 gramos de mermelada de frambuesa o la que guste.

125 gramos de harina sin polvos de hornear.

Preparación del relleno de un kuchen de migas

Hay que ablandar la mantequilla o margarina con los dedos y luego incorporar la harina sin polvos de hornear y el azúcar o endulzante. Mezclar bien y reservar.

Aparte, enmantequille un molde, idealmente de 7 a 10 cm de altura, y forre hasta los bordes con la masa que preparó y reservó inicialmente.

Pínchela con un tenedor de modo que no se infle al hornearla.

Vierta inmediatamente la totalidad de la mermelada y cubra la superficie en forma uniforme.

En seguida, cubrir la base de mermelada con el relleno reservado, dejándolo caer en forma de migas.

Para ello, tome porciones de esta mezcla entre sus manos y luego frote con manos y dedos. De esta forman se obtienen pequeños grumos o migas.

Lo más importante es cubrir  toda la superficie, el secreto está en dejar caer los grumos hasta cubrir 10 centímetros de altura.

Finalmente, se hornea el kuchen a temperatura media por 25 minutos, vigilando siempre que no se queme el contenido.

Como alternativa siempre a tener a mano esta la receta de empolvados caseros que su gente agradecerá cuando los sirva.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *